jueves, 21 de enero de 2016

One-hit Wonders

¡Hola, lectores! He vuelto al blog después de mucho tiempo, fácilmente dos semanas. Sucede que la modorra post Fiestas y año cargado hizo su efecto, y me dediqué (un poco con pena, es cierto) a lo que se podría describir como flotar en el aire, inmóvil, sometido a los designios del viento de mis pensamientos. En términos llanos, a relajarme. Es verdad, leí. Pero lo que se dice producir algo de mi propia creatividad, quedó en un seguntercer plano.

En esta entrada quiero hablar de algo maravilloso que tiene la música, una de esas cosas que uno no puede dejar de notar cuando se la encuentra.

Hay muchas formas de identificar a una banda de música. Incontables. Por su estilo musical, porque el guitarrista es virtuoso, porque el cantante tiene muy linda voz, porque salen al escenario todos pintados en sus recitales. Algunas, las menos, terminan siendo bandas de época y son símbolo del momento en que estaban activas. Otras, menos todavía, trascienden la historia y terminan siendo escuchadas por una verdadera legión de fanáticos que, en su mayoría, son jóvenes, y que probablemente nunca hayan visto en vivo a los músicos que les vuelan la cabeza.

Otras bandas, en cambio, no son reconocidas por ninguna de estas cosas. No. Las recuerdan por alguna canción en especial, como asociando artista con canción. No está mal, pero lo sorprendente es que, muchas veces, esa canción es la única que se le conoce a la banda. Estanos en presencia, señoras y señores, de los estimados y nunca bien ponderados one-hit-wonders, esos artistas, ya sea bandas o solistas, a los que la inmensa mayoría de la gente les conoce una sola canción.


Muchas veces, esos artistas venían tocando y sacando canciones, con un éxito moderado, siendo mayormente conocidos en sus ciudades/provincias/zonas aledañas. Hasta que salió una canción que, no se sabe bien por qué, captó el oído de algún productor radial, DJ o encargado de pasar música de donde sea, y esa canción automáticamente se convirtió en un éxito. Salió en todas las radios, se vendió el CD de la banda en el que –huelga decirlo- la pista que contenía esa canción terminó rayada de tanto escucharla, la banda fue a tocar a fiestas, etc. Hasta que, una vez que el entusiasmo comenzó a mermar, nunca más se oyó hablar de esa banda. Y volvieron a su vida habitual (si por vida entendemos la vida artística) aunque, eso sí, con un lugar ganado en la historia de la música.

Claro, hay excepciones. Hay gente (como el que escribe estas líneas) que no se resiste simplemente a creer absolutamente en la existencia de estos especímenes de quince minutos de fama, y cree, fervientemente, que no eran tan malos estos tipos existen canciones más allá de los hitazos. Y se dedican a buscar, aunque sea, otras canciones de las bandas que inicialmente cautivaron a todos con un solo tema. Claro, deben haber hecho más canciones, ¿no? ¿O van a decir que lo único que hicieron fue componer ese tema y después se dedicaron a rascarse los h… vivir de la fama que éste les proporcionó?

A modo de homenaje, dejo acá un pequeño listado de one hit wonders. Obviamente, la lista puede ser muchísimo más larga. Con cada uno, van unas líneas sobre cuál fue el futuro de la banda o de los integrantes de ella luego de haber alcanzado el estrellato (y haber bajado de él).

Un dato a tener en cuenta: la condición de one-hit wonder la asigno de manera subjetiva, es decir, en función de qué tanto sonó la canción en el mundo o qué tan conocida es la canción. Todos los artistas nombrados tienen otros temas que llegaron alto en los rankings, pero casi siempre fue en su país o en un reducido conjunto de países. Los rankings siempre son localistas (UK, USA, Australia son los más conocidos) y una banda puede tener varios temas que, por ejemplo, llegaron al Top 10 en Australia pero en EEUU ni figuraron. Por eso, el concepto mismo de one-hit wonder va a estar siempre en discusión y considerar a un artista de esta manera va a suponer siempre un problema técnico.

Bueno, basta de tecnicismos. Iniciamos la recorrida con…

Don McLean – American Pie



No, pese al nombre, la canción nada tiene que ver con la serie de películas surgida más de dos décadas y media después de la canción. Salida al mercado en 1971, reflejaba los sentimientos de un amante del rock and roll por la muerte de tres referentes de la música norteamericana de los 50, un día que llegó a ser llamado el día que murió la música (ver la historia en Wikipedia, versión inglesa). Aunque el álbum que tiene esta canción también tiene otra que se escuchó bastante en la época (Vincent), el cantante es mayormente reconocido por American Pie y, luego de ésta, no volvió a sacar canciones muy conocidas. Siempre que se presentó en público en adelante, fue para cantar esta canción. Luego, se dedicó a escribir canciones para otros cantantes, y es citado como influencia por varios músicos (uno de ellos es Jake Bugg).



Four Non Blondes – What’s Up



Canción aparecida a principios de los 90. Surgió en un momento de grandes tensiones políticas en Europa y los Estados Unidos, ya que pocos años antes había caído el Muro de Berlín y había una gran efervescencia en la sociedad, particularmente la europea, con los países de Europa del Este en pleno proceso de desintegración y conflictos armados. En este escenario, la letra narra la historia de una persona que se cansa de todo esto y alumbra en su interior un sentimiento de rebeldía contra el sistema, contra todo.

La banda no produjo ningún otro gran éxito. La autora de la canción y cantante de la banda, Linda Perry, se dedicó posteriormente a escribir letras de canciones para otros cantantes, incluyendo Christina Aguilera y Gwen Stefani.



Divinyls – I Touch Myself



Esta canción, que habrá dejado a más de uno sorprendido al escuchar la letra por su nulo filtro, apareció en 1990. Claramente alude a alguien que tiene mucho, mucho deseo de algo que acá no se puede explicitar; más de uno lo sindicó como el himno de la homosexualidad. Fue el gran éxito del dúo formado por Chrissy Amphlett y el guitarrista Mark McEntee, que unos años después del mismo se separó. Cada uno siguió en la suya; Chrissy consiguió más adelante fama como actriz de teatro en su país, Australia, y murió, finalmente, en 2013.
Aunque los Divinyls lograron buenos puestos en los rankings australianos con otras canciones, esto no ocurrió fuera de su país; por eso, a efectos de esta lista, los considero un one-hit wonder.



Roberta Flack – Killing Me Softly



A pesar de que no la escribió Roberta, la versión de ella fue un éxito, llegando al primer puesto en los rankings de Estados Unidos y Canadá, y al sexto del Reino Unido en 1973 (dos años después de que esta versión fuera grabada). La canción, originalmente, fue interpretada por Lori Lieberman, cantautora estadounidense que, en su momento, declaró que “la canción estaba inspirada en un poema que ella había escrito luego de escuchar una canción de Don McLean”, lo que generó una gran polémica en la época.
Roberta Flack, antes de esto, había conseguido éxito con The First Time Ever I Saw Your Face, una canción que, pese a valerle un Grammy, no perduró en el tiempo tanto como Killing… En las décadas siguientes, esta canción fue interpretada por infinidad de artistas, además de ser muchas veces seleccionada para certámenes y concursos de canto en televisión.



Albert Hammond – It Never Rains in Southern California



Para cerrar, traigo este clásico de principios de la década de 1970 (más exactamente, de 1972). Este tema narra la historia de un inglés que cruza el Atlántico para probar suerte en Hollywood y, de acuerdo a la letra, “casi lo logra”. Lo cierto es que esta canción y alguna que otra del álbum homónimo (véase que el álbum se llama igual que la canción estrella, un clásico de los one-hit wonders) le dieron el estrellato a Albert, que más tarde, al igual que la listada Linda Perry, se dedicó a escribir canciones para otros intérpretes, muchas veces en colaboración con otros autores.
Una nota de color: el hijo de Albert, Albert Hammond Jr. (Albertito para los amigos), tocará en el Lollapalooza de este año en San Isidro. No hace la misma música que el padre: el hijo se dedica al indie. ¿Le irá igual que al padre? Es una gran incógnita…


Espero que hayan disfrutado esta entrada, si les gustó pueden dejarme sus comentarios acá abajo. Y si no…también, pondré el pecho a las balas críticas con todo gusto.

4 comentarios:

  1. ¡Hola Esteban! Por algo llegaron hasta arriba para luego bajar de un pique, ¿no? Hay muchísimas bandas o solistas que tipo sacan un re hit y después desaparecen. Al menos los terminamos recordando como "uh, qué buen tema sacaron una vez" y no como los repetitivos o desabridos que se vuelven algunas bandas con el tiempo (?).
    Me gustó este recorrido que hiciste incluso con las descripciones y los contextos históricos.
    Muy buena entrada!!

    Saludos,
    Aylu.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy buen Post! Es increíble la ignorancia que tiene la gente en este momento, aman a una banda que es pura moda, sin ofender, amo el Rock y creo que los verdaderos no son los de ahora, sino los que remaron 20 años para llegar a donde están.
    Un simple comentario, (repito) muy buen post.

    Un abrazo,
    Lectora Nocturna.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hay algunos que la pegan tanto, y tan de golpe que no saben qué hacer con toda esa fama. Y pienso que debe ser muy difícil mantenerla, mas si es por un hit así tan de golpe. Distinto a que si la banda viene creciendo por años y años. Me gusto mucho la entrada :)
    Ah, y te sigo :) un saludo.

    Federico Moreno - ForteMo

    ResponderEliminar