miércoles, 30 de diciembre de 2015

Post de fin de año y Fiestas

¡Hola lectores! La verdad es que en estos días no me dio mucho por escribir en el blog. Entre los festejos por las Fiestas y las lógicas ganas, luego de un año bastante movido, de tener unos días para dedicarme a hacer nada más que cumplir con el horario y las obligaciones del trabajo, como que fui relegando cosas a un segundo, tercer y hasta cuarto plano. Además, con el clima que está haciendo y una pileta cerca, realmente no había mucho incentivo para estar frente a una computadora escribiendo. Eso va a cambiar cuando se invente la computadora resistente al agua (no sé qué tan práctica sería, pero la tecnología ha logrado cada cosa que…).

De todos modos, me puse las pilas y acá estoy, escribiendo este post para cerrar el año bloguero.

Primero que nada, quería desearles a todos unas muy ¡Felices Fiestas!

Y ya que estamos hablando de las Fiestas, ¿qué mejor que unos minutos de reflexión, entre tanto festejo y buena vida, para pensar por un ratito en otras cosas? Porque sí, las Fiestas son ese momento en el que casi todos festejamos, comemos hasta hartarnos y más todavía, recuperamos los kilos perdidos en el año o nos creamos un lastre intolerable para la playa (depende cómo querramos verlo), vemos a nuestras familias y amigos, salimos en las noches del 24 y el 31…en fin, no me va a alcanzar el post para enumerar todas las cosas que se podrían hacer. Pero también son un muy buen momento para acordarnos de ese amigo nuestro que no la está pasando tan bien, que le falta el dinero, o el afecto, o ese familiar que nunca nos bancamos pero en el fondo es bueno. O esas personas que dejamos de ver y que la rutina o la falta de impulso hicieron que se nos alejara más y más y que ahora hace un montón que no hablamos. Este período de Fiestas, quizás, es el momento ideal para retomar contactos.

Ojo, yo nunca fui un defensor de los balances de fin de año, de las listas de cosas para hacer en el año ni de artilugios de ese calibre. Siempre me parecieron demasiado masoquistas, en el sentido de que uno termina volcando las miserias de la vida, lo que salió mal en el año, lo que no pudimos hacer y que nos habíamos propuesto el primero de enero de la vuelta solar que está acabando. Sin embargo, si podemos abstraernos de estas cosas y hacer buen uso del tiempo que tenemos para pensar, o directamente no hacer retrospectiva, encontraremos en el tiempo entrefiestas un excelente momento para dedicarnos a lo que no podemos en el resto del año, o simplemente a disfrutar. Por algo se llaman “fiestas”, ¿no?

Y este cierre de año, tan bueno para la mayoría de nosotros, nos puede también servir para acordarnos de gente que no es allegada nuestra, pero que, en todo caso, sufren contingencias que nos pasan cerca. Hablo de quienes en este momento están viendo sus casas, sus bienes, todo por lo que han luchado, ser llevado por la fuerza del agua en Concordia, y los que lo sufrieron en Luján y otras ciudades a mediados de año (y que seguramente ahora mismo deben estar reconstruyendo a pulmón lo que tenían). Los que, en Buenos Aires y conurbano, sufren por los cortes de luz y la falta de agua. Y tantas otras personas que sufren desastres naturales. Vale la pena pensar en ellos, acordarse de que hay gente verdaderamente en problemas, y quizás así podamos darnos cuenta de que, muchas veces, las cosas de las que nos quejamos son insignificantes, de que somos mucho más agraciados de lo que creemos. Creer que somos agraciados, muchas veces, es la base de que se nos den las cosas buenas.

Yo estas Fiestas las pasaré en compañía de mi familia y eventualmente de amigos a los que veré a lo largo de los días. Y seguramente en enero, mes en el que se van todos de vacaciones y la ciudad queda ¡por fin! con mucha menos gente y es más fácil moverse, ir de compras, todo… retomaré algunas de las cosas que había dejado en diciembre. Como leer, la guitarra, escribir y sigue la lista.


Así que no me queda más que desearles un muy feliz Año Nuevo, y esperar que el 2016 sea aún mejor que el 2015!!

Y ustedes, ¿qué esperan del 2016?


4 comentarios:

  1. Hola, Esteban!
    Que lindo, y muy cierto, lo que decís!
    El mejor 2016 para vos! Un beso grande!

    Mel.-

    ResponderEliminar
  2. Hola!! Coincido con Mel.. es muy lindo lo que escribiste y tenes mucha razón. Creo que debería seguir tu consejo y retomar contactos de amigas de la secundaria. Hace poco pasé un momento muy duro y siempre estuvieron apoyándome en todo a pesar de que hace rato que no nos vemos! Creo en los malos momentos es cuando aparecen los verdaderos amigos.
    Yo soy de Entre Ríos y me pone mal todo lo que está pasando en Concordia y otras ciudades de la provincia. Espero que el próximo año les traiga paz y un nuevo comienzo a todas las familias inundadas.
    Que tengas un muy feliz año nuevo vos también!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola! Excelente entrada! Muy lindo lo que escribiste!
    Espero que empieces un 2016 con todo!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Que lindo todo lo que escribiste. Ojalá el 2016 sea un gran año para vos. ¡Feliz año! Te sigo, te invito a pasarte por mi blog
    Un beso

    ResponderEliminar